Compras compulsivas son una conducta adictiva parecida a la ludopatía

Lo más viral

Deseos incontenibles por comprar, ansiedad, euforia, culpa y depresión, son los estadios que atraviesa el comprador compulsivo o la víctima de "oniomanía", uno de los problemas actuales más graves, ante la oferta de acceder a un "estatus que nos haga sentirnos más atractivos": Gabriela Orozco, profesora de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Este comportamiento se incentiva por emociones primarias como la venganza y el aburrimiento y se acentúa en épocas como la Navidad y el Año Nuevo.

Es mayor el porcentaje de mujeres que sufren este padecimiento al de los hombres; ellas suelen adquirir ropa, zapatos, música, y ellos todo lo que tiene que ver con los gadgets y aparatos electrónicos.

Aunque los manuales psiquiátricos no consideran como una enfermedad a la compra compulsiva; este es, neurobiológicamente hablando, una conducta adictiva parecida al juego compulsivo o ludopatía (incapacidad de abstenerse y detenerse en el juego).