Construyeron su propia isla para beber sin ser arrestados

Lo más viral

En Nueva Zelanda un grupo de amigos decidió construir su propia isla para ubicarse en aguas internacionales y así poder beber alcohol durante las celebraciones del año nuevo sin ser detenidos por la policía de su ciudad.

El grupo pasó toda la noche bebiendo y terminó recibiendo el año 2018 en la isla, donde, según informan los periódicos locales, disfrutaron de los fuegos artificiales.

El castigo por beber en público durante el año nuevo es una multa de 180 dólares o la posibilidad de ser arrestados por las autoridades locales.